Make your own free website on Tripod.com

Historia y proyectos

de la Cooperativa de Trabajo de la Salud Junín

- Articulo tomado de Prensa Red -
Los trabajadores de la Clínica Junín dan testimonio de su camino como empresa recuperada hacia una cooperativa. La Cooperativa de Trabajo de la Salud Junín Limitada se constituyó el día dos de septiembre de este año como una necesidad de los trabajadores de la ex-clínica Privada Junín SRL.

Esta agrupación nació como tal en el mes de mayo luego de haber esperado casi un año que se regularicen nuestros sueldos. A principios del año 2001 los dueños de la clínica comenzaron a abonar los sueldos en varias cuotas sin que mediara causa justificada ya que la institución trabajaba a full y si bien es cierto que las Obras Sociales habían comenzado a pagar en forma mas espaciada, la cadena de pagos no se cortó y la empresa daba superávit.

A mediados de año (2001), el problema se agudizo ya que el atraso en los pagos a empleados, profesionales y proveedores se hizo más agudo, hasta el punto que nos daban 20 o 30 pesos por semana y a veces una tira de cospeles.

También comenzaron a circular las versiones de que la clínica se cerraría lo cual fue desmentido en una reunión de los gerentes con todo el personal en donde nos informaron que NO se vendería la clínica sino que habría una fusión con otra empresa, garantizándonos la fuente laboral, un aumento salarial e incluso el ingreso de más personal.

Pero todo eso no fue más que una cruel mentira, pues estaban armando todo para el cierre, pero de esto nos enteramos mucho después. A los pocos días de la reunión llegaron las nuevas autoridades para hacerse cargo de la gerencia. Hubo despido de empleados, aduciendo que habría reacomodamiento del personal y comenzaron a cerrar servicios tales como Pediatría, Neonatología, Cirugía, etc. La excusa a este proceder –decían- era para comenzar desde cero, o sea desde el primer nivel que es el ambulatorio para luego seguir con el segundo y el tercer nivel.

En esa época teníamos cada vez menos internados y algunas veces eran derivados a otra institución como el Hospital Italiano. Hasta que llegado el mes de diciembre del 2001 ya atendíamos sólo a pacientes ambulatorios teniendo todos los servicios cerrados.

Para fin de año nos comunicaron que la clínica había sido comprada por la Gerenciadora Primord y el Hospital Italiano y que a partir de ese momento todo empezaría a funcionar mejor. Prometieron que en el mes de de Febrero/02 cobraríamos los haberes de Enero/02 y que la deuda del año anterior sería abonada en cuotas. Pero nuevamente nuestras expectativas fueron burladas ya que en febrero NO cobramos nada y en el mes de Marzo/02 los Gerentes se retiraron de la Institución.

Apareció otro personaje que como garantía de su futuro proceder, nos dijo que había estado gerenciando el Hospital Español. Este personaje se llama Guillermo Oliva. Si antes estábamos en duda sobre la reactivación de la Clínica y la seguridad de nuestros puestos de trabajo, con la llegada de ese “señor” lo confirmamos, debido a sus antecedentes y su trato despótico.

Comenzamos a tener audiencias en el Ministerio de la Provincia, reclamando nuestros haberes caídos que para ese entonces eran de 8 meses, hasta que decidimos en Asamblea convocar a un paro por tiempo indeterminado el día 14 de mayo/02. Como respuesta al mismo, la Patronal envió un telegrama de despido a 45 compañeros. En respuesta al mismo y rechazando legalmente los despidos el 23 de mayo/02 decidimos tomar la clínica. La Patronal respondió retirándose del establecimiento junto con los empleados que todavía creían lo que Oliva les decía.

Debido a las numerosas audiencias en el Ministerio de Trabajo, nos enteramos que no sólo la Razón Social se había vendido sino también el edificio, el cual fue comprado por una empresa fantasma “Predixer” con sede en Buenos Aires y cuyo presidente es miembro del plantel profesional del Hospital Italiano de Córdoba. Las autoridades del Ministerio de Trabajo citaron a los compradores y vendedores para llegar a un acuerdo sobre nuestra prosecución en el empleo como también el pago de los haberes adeudados. Ambas partes NEGARON ser los DUEÑOS.

A pesar de las múltiples audiencias en el Ministerio de Trabajo, solo conseguimos dejar sin efecto los despidos.

En ese tiempo se acercaron a nosotros numerosas organizaciones sociales que nos apoyaron y alentaron a luchar por nuestro derecho a trabajar y a cobrar nuestros sueldos. Más aún en un país donde la desocupación y la falta de empleo crece día a día.

El 8 de junio realizamos un festival en la sede del Sindicato de Luz y Fuerza para recaudar fondos y promover nuestra lucha. El 13 de junio resolvimos reabrir la clínica bajo nuestro control con la modalidad de primer nivel cobrando por la atención un bono solidario.

Seguimos haciendo colectas para el Fondo de Huelga y empezamos a participar en numerosas manifestaciones sociales, gremiales, políticas no solo de Córdoba sino de otras partes del país.

Con la participación de nuestros abogados se presentaron en el mes de agosto demandas laborales, embargo del edificio y denuncia penal por vaciamiento de la empresa.

Siempre decidiendo en Asamblea, nos organizamos para todos los pasos a seguir, tanto en lo referente al diario andar de la Institución como en nuestra participación en los movimientos sociales que se llevan a cabo en Córdoba y en el país. De esta manera ampliamos nuestra participación en la revolución social-política que se gestó en Argentina a partir del 19 y 20 de diciembre pasado.

El 20 de septiembre, conmemorando el Día de la Sanidad, realizamos el primer encuentro en defensa de la Salud y el Trabajo, contando con la presencia de numerosas organizaciones nacionales de Salud, gremiales, universitarias, sociales y políticas.
Al presentarse la posibilidad de realizar convenios con otras organizaciones para la atención de sus afiliados nos encontramos con la falta de una figura legal que nos respaldara por lo que decidimos -previo asesoramiento- realizar una cooperativa de trabajo entre todos nosotros.

Nace la Cooperativa

Fue así que el 2 de setiembre presentamos toda la documentación requerida por la Dirección de Cooperativas de la Provincia de Córdoba, habiendo elegido en Asamblea el Consejo de Administración de la misma. Este trámite fue coronado el 23 de octubre cuado el INAES nos entregó el número de matrícula de nuestra cooperativa.
Los trabajadores estamos conformados de la siguiente manera: 29 mujeres y 7 hombres distribuidos en 20 enfermeras, 3 mucamas, 2 de mantenimiento, 10 administrativos y 1 médico. Todos cargamos con una deuda salarial que data de julio del 2001 y muy pocos cuentan con vivienda propia. La mayoría alquila o está desalojada. En cuanto al nivel educacional, la mayoría tiene estudios secundarios y algunos terciarios o universitarios.

Tenemos previsto un trabajo social con respecto a la prevención de la salud y cursos de capacitación social.

Con respecto al primer objetivo consideramos que el país se ha visto con una total indiferencia de los gobiernos por la salud de la población. A tal punto que ni los hospitales públicos cumplen con su cometido, que es asistir a los más necesitados.

Con respecto a la parte privada, la salud se ha convertido en un vil negocio por parte de las gerenciadoras sin importarle la vida de los pacientes.

Es por todo esto que vemos la posibilidad de dar asistencia a la población sin tener que recurrir a grandes montos de dinero porque la buena medicina no es onerosa, sobre todo si se hace prevención de salud en lugar de asistencialismo.

En cuanto al segundo objetivo, la capacitación, la lógica establece que la persona instruída puede prevenir enfermedades y atender mejor al paciente.

Este conflicto nos deja como resultado un espíritu de Unidad, Solidaridad, Creatividad, Conciencia y Sabiduría, pues de ser simples empleados, este quehacer actual nos pone como protagonistas para tomar decisiones ya no tanto personales, sino de agrupación, participando y ayudando a otros con parecidos problemas.